Hábitos saludables

Aparato digestivo:

  • Mantener una dieta sana, variada y equilibrada, siguiendo la pirámide de la alimentación, es fundamental en la adolescencia ya que durante esta época se están produciendo un gran número de cambios físicos, que requieren el aporte de todos los nutrientes. Si ingerimos menos nutrientes de los que necesitamos, se producirán problemas en el crecimiento; por el contrario, si los incorporamos en exceso, aparecerán ciertos trastornos como la obesidad.
  • Realizar de tres a cinco comidas diarias, siendo el desayuno la más fuerte y la cena la más liviana.
  • Establecer un horario para las comidas y obedecerlo con el fin de habituar al aparato digestivo a trabajar de forma regular.
  • Tomar alimentos ricos en fibra vegetal favorece el tránsito intestinal.
  • Masticar bien los alimentos.
  • Evitar el alcohol, la cafeina, y el tabaco ( son irritantes y lesionan las paredes del aparato digestivo) y el consumo de fármacos sin control médico.
  • Reducir el consumo de dulces que favorecen la aparición de bacterias en la cavidad bucal y los condimentos picantes que irritan la mucosa gástrica.
  • Cepillarse los dientes después de cada comida y antes de acostarse. Ir al dentista al menos una vez al año.
    • Aparato respiratorio:
    • Insistir en la higiene diaria de las fosas nasales así como en su limpieza cuando sea necesario y evitar la acumulación de moco.
    • No fumar. El consumo habitual de tabaco ocasiona importantes daños, tanto en las vías respiratorias como en los pulmones, ya que el humo contiene hasta 20 sustancias nocivas para la salud, como la nicotina. La inhalación de estos compuestos provoca la disminución del movimiento de los cilios de las células de la traquea y de los bronquios, llegando incluso a producir su destrucción a largo plazo. A causa de ello, el mucus cargado de impurezas y microbios se mueve con más dificultad, lo que origina tos, expectoración e infecciones frecuentes. También aumenta las probabilidades de padecer cáncer y enfermedades como bronquitis crónica y enfisema pulmonar.
    • Evitar los cambios bruscos de temperatura, que aumentan el riesgo de sufrir infecciones respiratorias. Además en las personas que padecen asma, el enfriamiento brusco puede favorecer la contracción de los ósculos de los bronquios, lo que provoca su estrechamiento y dificulta el paso de aire por ellos. Para evitarlo es necesario protegerse las vías aéreas.
    • Evitar ambientes contaminados. La contaminación externa, pero también es muy importante la contaminación en interiores por humos, tabaco, disolventes o productos emitidos por máquinas o tejidos.
    • Respirar por la nariz calienta el aire, lo humidifica, lo limpia de impurezas y elimina patógenos.
    • Taparse boca y nariz al toser y estornudar previene contagios en otras personas.

     Aparato circulatorio:

     

     

    • Hacer ejercicio. Practicar un deporte mantiene el cuerpo en forma, facilita el transporte de sangre por los vasos y hace que es corazón funcione de forma correcta. El deporte que se practique ha de ser el adecuado a la edad y características de cada persona. Lo más recomendable es practicar algún ejercicio aeróbico de bajo impacto durante 30 minutos todos los días. Puede ser caminar, montar en bicicleta, nadar, etc.
    • Tener una buena alimentación. Una dieta inadecuada puede producir la acumulación de grasas y colesterol. Parte de esas sustancias se acumulan en las arterias y provocan la arteriosclerosis. Además el exceso de peso aumenta el riesgo de infarto. Para tener una buena alimentación es conveniente beber como mínimo2 litrosde agua al día, no excederse en la ingestión de carnes y grasas de origen animal y evitar el consumo de cafeína y alcohol, aunque algunos expertos también aconsejan tomar una copa de vino tinto al día (por su contenido en taninos) que ayuda a reducir el nivel del colesterol y el bloqueo que éste produce en las arterias.
    • No fumar. La nicotina tiene un efecto endurecedor de las paredes arteriales, lo que dificulta el transporte de sangre y obliga al corazón a trabajar más. Esto disminuye el riego sanguíneo de todos los órganos y aumenta el riesgo de sufrir un infarto de miocardio.
    • Terminar las duchas con un  chorro de agua fría. Esto acelera la circulación sanguínea.
    • No permanecer mucho tiempo de pie ni sentado. Si esto ocurre en el trabajo, hay que tomarse unos minutos por hora para moverse.
    • Llevar ropa suelta. Evitar las prendas ajustadas en la cintura o piernas favorece la circulación.
    • Acomodar la cama de tal forma que al dormir, siempre queden las piernas más elevadas que el resto del cuerpo.
    • Evitar tener las piernas cruzadas por mucho tiempo. La presión que ejerce una sobre la otra obstaculiza el paso natural de la sangre y favorece la aparición de várices.
    • Aparato excretor :
      • Mantener la higiene. Es importante que la higiene de las vías urinaria sea adecuada limpiándolas después de orinar con el fin de impedir que penetren microorganismos. Así mismo debemos conservar en buen estado la piel ya que nos protege de lesiones y es una barrera para muchos microorganismos dañinos. Lavar a diario la piel con agua y jabón evita además que se obstruyan los poros por los que sale el sudor.
      • Tener una alimentación adecuada. Consumir con moderación alimentos ricos en ácido úrico, como mariscos o carne de caza, y productos tóxicos como alcohol y medicamentos innecesarios evita la aparición de cólicos nefríticos. Así mismo, el consumo de frutas ácidas (naranjas, limones, fresas, etc.) ayuda a acidificar la orina, creando un medio no adecuado para el desarrollo de microorganismos. Evitar la consumición de.
      • Beber agua en abundancia. Los especialistas aconsejan tomar al menos2 litrosde agua al día. Beber abundantemente es una manera de facilitar el funcionamiento de los riñones, lo que hacen que se eliminen con la orina productos de desecho potencialmente tóxicos. Cuando la ingestión de agua es baja, una persona puede deshidratarse, lo que hace que los tejidos dejen de funcionar adecuadamente. El riñón intenta conservar agua y excreta una orina muy concentrada.
      • Sistema nervioso:
      • Llevar una alimentación adecuada, que nos aporte los nutrientes adecuados.
      • Mantener una vida ordenada, con horarios regulares que nos permitan tiempo para el descanso y actividades para el ocio.
      • Hacer ejercicio físico, descansando un poco durante el día y durmiendo, al menos, ocho horas durante la noche.
      • Realizar habitualmente actividades intelectuales y mentales.
      • Tomar medidas de protección para evitar lesiones debidas a accidentes. Por ejemplo usar el casco cuando se conduzca una moto o bicicleta y utilizar el cinturón de seguridad al montar en el coche.
      • No consumir tabaco, alcohol u otras drogas que afecten el funcionamiento del sistema nervioso. Estas sustancias pueden ocasionar graves enfermedades mentales y hasta la muerte.
      • Evitar situaciones y actividades que puedan lastimar el sistema nervioso en cualquiera de sus partes.
      • Tener una buena autoestima, ya que así se valora más la vida y se lucha por cumplir metas. Además cuando uno se quiere es más fácil enfrentarse y solucionar los problemas cotidianos.
      • El desarrollo de valores personales como la tolerancia, el respeto, el amor, la solidaridad y otros para mantener un elevado nivel de salud mental.
      • Establecer relaciones afectuosas y saludables con los demás, que son la base de una vida tranquila en sociedad. Los problemas con alguien se deben solucionar siempre mediante el diálogo, la tolerancia y en ocasiones nos toca ceder, pactar o ganar. La violencia y el rencor, la envidia, los celos o los complejos, ponen en riesgo la salud mental.
      • Aparato reproductor :

     

    • Lavarse con frecuencia.
    • Utilizar preservativo.
    • Evitar la promiscuidad.
    • Evitar actitudes denigrantes contra la pareja.
    • Acudir al médico.
    • Ignorar los consejos de personas poco o mal informadas.

     

Anuncios